Ferias de San José mezclan tradición con modernidad *

*Publicado en el Diario 2001

Los deportes extremos y los cantantes en boga se unen a las populares corridas de toros para celebrar los festejos en honor al santo patrón de Maracay, una festividad que cada año actualiza su cronograma  sin perder su significación local

Indira Rojas

GAMA DE ASPIRANTES A REINA DE FERIAS SAN JOSE 2012. Foto cortesía de Grecia Ojeda

Son más de cien años de tradición. Ciento siete, para ser precisos. Desde 1904 los maracayeros celebran las Fiestas de San José, patrono de su ciudad. En sus inicios, las riñas de gallos y las corridas de toros eran los atractivos principales, como imanes turísticos no sólo llamaban la atención de los pobladores, también representaban una atracción para los habitantes de otras regiones del país.

De los gallos y los toros sólo los segundos quedaron como protagonistas de esta historia, aunque la feria no es exclusivamente taurina. Aún se realizan en la Plaza de Toros César Girón las populares corridas, incluyendo las de novillos. El sábado 17 de marzo, un día antes del desfile inaugural, la maestranza abrirá sus puertas para el primer espectáculo taurómaco de las fiestas: La Gran Novillada.

Luego, los domingos 18 y 25 de ese mes los coleadores se vestirán con sus característicos trajes para lucirse en la arena, mientras enfrentan la salvaje furia de los toros de lidia. Actualmente, es normal encontrarse en los eventos a personas asociadas a la causa antitaurina que suelen hacer vigilias y protestas cerca de la plaza, y acostumbran pintar las paredes con el mensaje “No a la matanza de toros”.

A la tradicional tauromaquia se unen los colchones inflables, un parque de atracciones mecánicas, cuentacuentos y mimos. En tarima, este año estarán Guaco, Chino y Nacho, Calle Ciega, Desorden Público y Zapato 3, entre otros cantantes de diferentes géneros, desde salsa hasta reggae. “Este 2012 tenemos variedad en las actividades recreativas, zona extrema, zona infantil, tarima cultural, tarima principal y tarima juvenil, pensando en todos los tipos de públicos que visitan las Ferias de San José. También se harán exposiciones de carros antiguos, culturales, gastronómicas y agrícolas”, comenta Grecia Ojeda, encargada de las Relaciones Públicas de FERIMAR C. A, organización que planifica, administra y promociona las fiestas de la localidad desde 1986.

Ojeda explica que la feria es mucho más que una oportunidad turística y recreativa para los maracayeros, quienes esperan con ansias la celebración de estas fiestas. “Actualmente es la mejor opción para todas las instituciones públicas y privadas que deseen participar,  ya sea comercializando y exponiendo sus servicios. Es una manera de incentivar al colectivo dando oportunidad de trabajo y creando desarrollo económico para el Estado”.

Alcalde Pedro Bastidas en rueda de prensa. Foto cortesía Ferimar

Maracayeros extremos

La elección de la reina se ha convertido en una de las actividades principales, cuyos preparativos se realizan meses antes del desfile inaugural con el primer Gran Casting para escoger a las aspirantes al reinado de las Ferias de San José, encuentro que cuenta con la participación de los medios de comunicación regionales.

Sin embargo, la principal atracción de este año es la zona extrema, un espacio  novedoso que brinda la feria para aquellos que deseen practicar deportes de alto riesgo, o sólo mirar los intensos actos. Esta área contará con una pista de habilidad de manejo 4×4, una pista de motos de 4 ruedas, un circuito de rampas skate, un muro de escalada, un puente colgante, y otras actividades recreativas para activar la adrenalina.

Caminar, ver, disfrutar

El sábado 31 de marzo, último día de las celebraciones, se realiza la Caminata de San José. El recorrido comienza en el municipio Girardot y finaliza en la población de Choroní, y es la segunda vez que se efectúa. Las autoridades organizadoras del evento, la Alcaldía de Girardot y FERIMAR, aclaran que la actividad no se trata de una competencia, al contrario, es una oportunidad para disfrutar de los paisajes naturales de la zona, especialmente del Parque Nacional Henri Pittier. Contará con apoyo logístico, dieciséis puntos de control, agua y frutas, así como personal médico y de recate, para garantizar el éxito de la caminata.